Ficcion artificiosa

A propósito de la efemérides patria

Columna

Publicado el 06/08/2020

¿Qué es una nación? Ha corrido mucha “sangre bajo el puente” en torno a la respuesta a ese interrogante, aún profusamente debatida entre los científicos sociales especializados en el tema y la definición de su concepto. Aquí, desde nuestra opinión no autorizada en el asunto, humildemente aceptaremos el sentido cotidiano del concepto: es decir, como una comunidad humana con historia y culturas compartidas, y eventualmente, cierta conciencia sobre un destino común arraigado entre todos sus integrantes.

Y tal aceptación obedece a la formulación de otras preguntas concernientes a nuestro presunto espacio patrio: ¿existe una nación o nacionalidad boliviana?

Bolivia apareció en la geografía política con los derechos soberanos sobre los vastos territorios bajo la jurisdicción de la extinta Audiencia de Charcas en virtud del uti posiedetis juris y con una Constitución Política del Estado (CPE) moderadamente liberal. Sin embargo, ese liberalismo absorbido de Europa carecía de base social, y sus elites dominantes y fundacionales, comprendieron de inmediato el irresoluble conflicto entre sus intereses y la igualdad de oportunidades o el Estado laico.

De hecho, y haciendo ecos a la Tesis de Ayopaya del intelectual nacionalista, Wálter Guevara Arze: “¿Cómo podía la aristocracia criolla, dueña de tierras e indios, hablar a estos de igualdad, fraternidad y libertad?” Sin embargo, y corresponde agregarlo, no sólo los derechos liberales implicaron una ficción orquestada por las elites al nacer Bolivia, y durante gran parte de su historia posterior (incluso, aún en nuestros días y en el marco de nuestra, en muchos sentidos, avanzada CPE, abundan derechos que no trascienden la letra muerta “vaciada” en las leyes). La propia “nación boliviana” también fue, en principio, una artificiosa ficción.

Según el historiador Humberto Vásquez Machicado, sólo a partir de la incorporación de Santa Cruz de la Sierra a la Audiencia de Charcas, habría comenzado el proceso de construcción de nuestra nacionalidad. Y, al respecto, toca subrayar la expresión “proceso”; porque ¿realmente existen vínculos materiales y lazos simbólicos entre los habitantes de las diversas regiones bolivianas (cada una con características singulares y distintivas), como elementos integradores que las constituyan en miembros de un todo?

Si hasta la Guerra del Chaco, la historia y la identidad boliviana se concibió casi totalmente con base en los hechos acaecidos entre las “buenas gentes” de las tierras altas; la “conciencia” y sentido de pertenencia “nacional” subsecuentes al “nacionalismo revolucionario” (NR) que surgió de la guerra del Chaco (1932-1935), tampoco produjeron dichos elementos integradores.

En efecto, y esto ya es historia contemporánea, las memorias y representaciones históricas que el NR reivindicó como ingredientes de una identidad colectiva nacional, tomaron en cuenta al lugar y rol de los pueblos originarios del país en la “nación”, sólo con pinzas y como una suerte de estado transitorio hacia la consumación de su mestizaje idílico.

¿Y cómo vamos hoy al respecto? Bien, antes de asumir el poder, la ideología del MAS podía definirse –según Pablo Stefanoni– como: un “nuevo nacionalismo de izquierda atravesado por una cierta etnificación de la política”. Luego de sus casi 14 años de gobierno, la incorporación de los pueblos indígenas al Estado y a una identidad nacional común, parece haberse quedado, una vez más, escrita en las leyes; mientras sus políticas parecen haber abonado la consolidación del ideal de nación del NR.

Así lo indican el avasallamiento del TIPNIS y los “loteamientos” masivos de Territorios comunitarios indígenas en provecho de colonos comunes, la centralización del poder en la cúpula del partido y, sobre todo aunque entre otras, sus afanes infructuosos de resurrección del capitalismo de Estado extractivista.

El autor es economista, [email protected]

Dejemos de lado, tan sólo momentáneamente, El drama y la miseria, la hipocresía, las mentiras y perfidias, y, en fin, la incapacidad, y, sobre todo, la...

He investigado durante muchos años –algunos más amargos que otros, pero siempre fructíferos– la historia del desarrollo boliviana de la extracción de...

¿Qué es una nación? Ha corrido mucha “sangre bajo el puente” en torno a la respuesta a ese interrogante, aún profusamente debatida entre los científicos...

La gente vinculada a, o con intereses en, la universidad pública usualmente conoce la efeméride de la autonomía universitaria, e incluso por ese día, el 25...

EL SATÉLITE DE LA LUNA

FRANCESCO ZARATTI

PALABRAS DE COMBATE

ENRIQUE FERNÁNDEZ GARCÍA

El Ministerio de Salud reportó hoy 148 nuevos casos de coronavirus con lo que Bolivia alcanza a 139.710 infectados a causa de la Covid-19. De acuerdo al...

El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, informó hoy que la Sala Plena estableció que las pruebas que se hicieron con la Difusión...